Atrás
 
 
 

Complicaciones en los implantes mamarios

Cirugía plástica > Mamas
 

Tal como sucede con otros procedimientos quirúrgicos, los implantes mamarios son una fuente potencial de complicaciones post operatorias tales como inflamación, coloración roja, dolor, infecciones y sangrado. De todas maneras, las complicaciones con los implantes pueden evitarse si eliges los métodos correctos y te informas lo suficiente acerca de lo que conllevan estas complicaciones. Aquí hay una visión general breve de las complicaciones con los implantes mamarios y cómo evitarlas:

Contractura Capsular:

Esta es una condición en la cual el tejido cicatrizante o 'cápsula' que se forma alrededor del implante, se tensa y coloca presión sobre el implante mamario. La contractura capsular es más común en los casos de colocación sub-glandular (detrás de la glándula mamaria y cerca del pecho) del implante. Los síntomas de la contractura capsular van desde una leve incomodidad a un dolor agudo, forma distorsionada, o visibilidad o movimiento del implante. Para los casos que son particularmente severos, requerirás de una cirugía adicional, la cual hasta puede incluir el reemplazo del implante. De todas maneras, no hay garantía de que la contractura capsular no vuelva a aparecer después de la cirugía adicional.

Entonces ¿qué se puede hacer para evitarla? Obviamente, no todo está en tus manos, ya que podrás hacer muy poco acerca de la posible contaminación durante la implantación, el desarrollo de fluidos extra alrededor del implante (seroma) y el sangrado interno (hematoma). De todas maneras, algunos factores del estilo de vida, tales como fumar, también pueden causar contractura capsular, y puedes asegurarte que el implante sea colocado debajo del músculo del pecho en vez de sobre el mismo. Si tu cirujano dice que no puede lograrse, tal vez debas reconsiderar tu decisión de someterte a un implante mamario ahora.

Si deseas intentar algún tratamiento no quirúrgico, tendrás que tomar algunos antibióticos recetados y tabletas de Vitamina E. De hecho, la Vitamina E es más un recurso preventivo que curativo, ya que ayuda a mantener los tejidos suaves.

Ruptura:

Los implantes de solución salina pueden desinflarse cuando la solución salina se filtre, ya sea a través de una válvula o una grieta en el envase del implante. Notarás una reducción en el tamaño de tus senos o una distorsión en la forma si ha ocurrido una ruptura. De todas maneras, no se sabe con exactitud cuando ocurrirá una ruptura, puede ser a los seis meses o después de algunos años.

¿Qué es lo que causa la ruptura o deflación? Las causas van desde el daño realizado por el equipo quirúrgico durante la cirugía, implantes demasiado llenos o no lo suficientemente llenos, contractura capsular o esfuerzo físico excesivo. Por lo tanto, una de las maneras más obvias de evitar esta situación es disminuyendo la actividad física demasiado intensa. De todas maneras, algunos implantes simplemente pueden desinflarse o romperse debido al daño a causa del tiempo. Y una vez que la ruptura ocurre, tal vez debas sacarte y reemplazar tus implantes.

Dolor:

Puedes experimentar dolor de diferentes grados luego de una cirugía de implante mamario. Mayormente, las causas son el tamaño inapropiado, el posicionamiento defectuoso, una cirugía deficiente, o contractura capsular. Si experimentas un dolor agudo, visita a tu cirujano inmediatamente.

Hematoma / Seroma:

En términos simples, un hematoma es un coágulo sanguíneo dentro de una cavidad corporal, y un seroma es una recolección de suero. Con un implante mamario, a veces puedes experimentar un hematoma o un seroma alrededor del implante o la incisión luego de la cirugía. En esos casos, el hematoma y el seroma pueden causar una infección, contractura capsular, inflamación y dolor. A pesar de que no debes preocuparte en caso de tener hematomas o seromas pequeños, los cuales son absorbidos por el cuerpo, los más grandes requieren de atención quirúrgica.

Infección:

Por supuesto, la infección puede ocurrir luego de cualquier cirugía, pero las infecciones luego de una cirugía de implantes mamarios son más difíciles de tratar que aquellas en otros tejidos del cuerpo. El primer recurso son los antibióticos, pero si no funcionan, el implante tal vez deba ser quitado y reemplazado una vez que la infección sea eliminada.

Síndrome de Shock Tóxico:

En casos muy raros, algunas mujeres desarrollan el Síndrome de Shock Tóxico, una condición  que implica un riesgo de vida después de una cirugía de implantes mamarios. Los síntomas incluyen fiebre, diarrea excesiva, náuseas, y mareos. Si algunos de estos síntomas ocurren, consultes a tu médico inmediatamente.

Necrosis:

Esto es la formación de tejido muerto alrededor del implante y podría impedir la correcta cicatrización, necesitando la corrección quirúrgica o la extracción del implante. La necrosis también presenta el peligro de cicatrices permanentes. Las causas de la necrosis incluyen  las infecciones, el fumar, la quimioterapia o radiación, y la terapia de calor o frío intenso. 

Lactancia Deteriorada:

Esta es una zona gris, porque todavía no se ha confirmado si la silicona podría filtrarse en la cápsula de silicona rellena de solución salina y mezclarse con la leche del pecho.  Además, se sabe cuál es el impacto en el niño si ocurre tal filtración, sin embargo se ha determinado después de investigaciones que en general, las mujeres con implantes mamarios enfrentan más problemas durante el período de lactancia que aquellas que no los tienen.

 
 
 
 
Atrás
 
 
 
 
Copyright Tuimagenpersonal.com Todos los Derechos Reservados